Cómo tasar una obra de arte I: Tasacion de cuadros antiguos

Por en
Taller de Luis el Divino Morales

En un post anterior (enlace a post) hice un breve articulo de como tasar una obra de arte en 3 pasos sencillos. Hoy con intención de complementar este post, me centraré en como hacer una tasación de un cuadro antiguo.

Antes de entrar en materia, quiero hacer una distinción entre cuadros antiguos y cuadros modernos o contemporáneos. Los cuadros antiguos son aquellos (muy en general, hay muchos periodos estilísticos diversos) que son realizados antes del periodo de industrialización a inicios del siglo XIX. Los modernos (en otro post), son aquellos desde ese momento hasta nuestros días. En general, se puede decir que la tasación se hace muy similar, pero hay algunos ítems que desde ese momento adquieren un mayor valor, por tanto se tiene que tener en cuenta.

Tasacion de cuadros antiguos:

Como ya indiqué en el primer post (enlace a post), lo más importante de una tasación es hacer una buena catalogación, que es en realidad el primer paso, y seguramente el más complejo. Pongo un ejemplo, si tienes que tasar una pintura del siglo XVII al óleo sobre lienzo, si lo datas como obra del XIX, tendrá un menor valor que si es del XVII. Por tanto, es fundamental hacer una catalogación lo más certera posible. A continuación os indicaré qué ítems son imprescindibles en toda catalogación: Autoria/atribución, datación, dimensiones ( 1º altura, 2º ancho), técnica (óleo sobre lienzo o sobre cobre, o sobre tabla, temple, acuarela, grabado, etc),, tipología, estilo. Otros menos importantes para una catalogación básica como: estado de conservación, escuela, marcas, procedencia.

Autoría

El primero en el que me voy a detener por ser fundamental es el de atribución/autoria, es bastante complejo determinar autorias en cuadros que normalmente no están firmados (excepto algunos ejemplos), ya que se comienzan a firmar de forma generalizada a partir del siglo XIX. Es determinante conocer de modo riguroso el autor que ha creado el cuadro, ya que la diferencia económica de valoración puede ser enorme. El prestigio, que normalmente va unido a la calidad del autor es de los ítems más importantes de valoración. Les pongo un ejemplo: una obra hecha de la mano de Murillo puede alcanzar cifras increíbles. Sin embargo, un seguidor suyo como por ejemplo, Meneses Osorio (misma época, casi mismo estilo, misma técnica, misma iconografía, diferente calidad y prestigio, etc) no llega a más de unos cuantos miles de euros.

Para determinar la autoria hay que hacer un estudio estilístico concienzudo del cuadro. De este modo se puede decir que es de la mano de un autor (seguridad absoluta). Atribuido a un autor (seguridad casi absoluta). Taller de un autor (es plausible que fuera ejecutado en parte por el autor y en parte por ayudantes de su taller). Círculo (cuadro es realizado en época de un autor, con las mismas referencias estilísticas, pero con una calidad muy inferior). Seguidor de un autor (época y calidad diferentes al autor). Copia de una obra, etc. En función de la autoria que se determine tiene mayor o menor valoración.

Datación

Fundamental es también hacer una datación certera, lo más aproximada posible. Ya he comentado un ejemplo antes, pero es trascendental hacer la datación correcta, ya que sin la misma es imposible hacer una atribución correcta. ¿como hacer esta datación? se debe conocer la historia de los estilos artísticos, porque aunque hay genios que se adelantan a su época en forma de pintar, pero lo más normal es que te encuentres con cuadros creados a la forma que se creaban en su tiempo. Muy importante también, conocer la historia de las técnicas, ya que es muy improbable encontrar un cuadro al óleo sobre lienzo del siglo XV porque el lienzo se comienzan a usar a final de este siglo. También es trascendental conocer la historia de la iconografía, ya que es imposible datar una obra de un santo antes de canonizar.

Estado de conservación

Aunque he comentado anteriormente que el estado de conservación no es tan importante para la catalogación, ¡sí lo es! obviamente, para la tasación o estimación de mercado. Sobra decir, que un cuadro que esté en un estado de conservación muy precario, por muy bueno que sea el autor, por mucho prestigio que tenga, su valor decrece en función de lo mal que esté tanto el soporte como la capa pictórica. En este sentido, debo indicar que los restauradores, no hacen magia. Quiero decir: pueden reintegrar una obra casi al completo, pero si es así, sería un cuadro reintegrado por completo ( casi como repolicromado), por lo que su valor es muy inferior a otro que tenga más del original. Dicho esto, es fundamental hacer un buen estudio del estado de conservación, para hacer una intervención adecuada que le de valor al cuadro, y sobre todo se pueda preservar los valores originales del mismo.

Otros ítems de catalogación

Los otros ítems tienen una menor importancia a priori para la estimación de mercado final. Pero por ejemplo: los cuadros del siglo de oro español en la actualidad están bastante cotizados, y sin embargo los del XIX aún teniendo una misma temática, técnica, y similar calidad tienen un valor mucho más limitado por ser el XIX un siglo un tanto infravalorado, ya que es la época de los neoestilos, en la que se recuperan estilos antiguos sin crear nada original. Otro ejemplo, respecto de la procedencia. Es fundamental el comitente que encargó la obra, no es lo mismo que proceda de la casa real, o de una importante casa nobiliaria que de una familia más popular. Igual sucede con la historia del cuadro (ésto es mucho más importante para arte contemporáneo), si el cuadro en cuestión ha estado expuesto en importantes palacios, se ha expuesto en exposiciones, etc su valor es bastante mayor.

Conclusión

En definitiva. la tasación de un cuadro antiguo es el resultado de una serie de análisis y procesos investigativos (soportes, técnicas, estilísticos, reversos, grafismos, pincelada, etc) que te van generando unos indicios. Después se debe analizar y contraponer todos estos análisis, para llegar a conclusiones valorativas objetivas. Por último, se deben buscar obras testigo de similares características a la obra objeto de estudio.

Si tiene un cuadro que quiere valorar por medio de profesionales titulados en historia del arte y especializados, no dude en contactar con nosotros.

Comparte este artículo:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin